LENGUA DE SEÑAS: Definición y Mitos

LENGUA DE SEÑAS: Definición y Mitos

LENGUA DE SEÑAS

La Lengua de Señas Colombiana (en adelante LSC) es la lengua gestual que utilizan principalmente los Sordos Colombianos y personas que se relacionan con ellos.

A diferencia de las lenguas orales, que emplean un canal oral-auditivo, las lenguas de señas son lenguas viso-gestuales.

Es importante aclarar que la LSC no consiste en simple mímica o en una reproducción visual de la lengua oral. La Lengua de Señas Colombiana es una lengua reconocida legalmente en el Estado Colombiano (Ley 324/1996, por la que se reconocen las lenguas de señas colombianas y se regulan los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas) que posee una estructura gramatical rica y que, como cualquier otra lengua, se puede emplear para discutir cualquier tema, ya sea sencillo y concreto o denso y abstracto. Además, al igual que la lengua oral, se organiza por unidades elementales con significado y sin significado; es decir en lugar de palabras se emplean señas (unidades con significado) y en lugar de fonemas se usan queremos que se agrupan en parámetros (unidades sin significado). Para entender mejor esto podemos leer la entrada "Parámetros Formativos del Señante"

A continuación, vamos a analizar algunas creencias erróneas sobre la Lengua de Señas:

Creencia errónea 1: Hay una única lengua de señas que pueden entender personas de todo el mundo.

Existen muchas lenguas de señas alrededor del mundo, debido a las apariciones y evoluciones independientes de cada una de ellas. De hecho, algunos países tienen más de una lengua de señas.

Lo que sí existe es un Sistema de Señas Internacional (SSI) inventado a partir del léxico y reglas de funcionamiento de distintas lenguas de señas, pero su uso se reduce a ocasiones muy concretas como Congresos Internacionales y no es una lengua sino un sistema artificial.


Creencia errónea 2: La lengua de Señas consiste en el empleo de la mímica para comunicar.

Las lenguas de señas no son mímica o una simple representación visual de una lengua oral. Tienen una rica y compleja gramática y un léxico normativizado. Decir que la Lengua de Señas es solo mimo equivale a decir que la lengua oral son solo onomatopeyas.


Creencia errónea 3: Las lenguas de señas tienen una gramática y un léxico muy pobre.

Las lenguas de señas poseen un amplio vocabulario y una gramática elaborada, cubriendo las necesidades psicológicas, lingüísticas y culturales de sus usuarios.


 Creencia errónea 4: Las lenguas de señas dependen de las lenguas orales.

Las lenguas de señas son las lenguas naturales de las personas sordas, surgidas y desarrolladas dentro de su Comunidad, con un léxico y gramática propios y por tanto no dependientes de las lenguas orales de su entorno. Cuando una producción señante consiste en la representación de cada palabra oral en el mismo orden gramatical que marca la lengua oral, no se está hablando en lengua de señas, sino que se está empleando el sistema bimodal, creado en el ámbito de la enseñanza por profesores de niños/os sordos/as.


Creencia errónea 5: Todas las personas sordas dominan la lengua de señas.

No todas las personas sordas dominan la lengua de señas ya que depende de si han tenido acceso a ella o no o de si han adquirido la sordera tardíamente y ya dominan la lengua oral con algún sistema de apoyo a la comunicación, etc. En resumen, cada persona presenta unas condiciones y características personales que determinan su comunicación (empleo de lengua de señas u oral, uso o no de sistemas alternativos de comunicación o de ayudas técnicas, capacidad de leer los labios…).


Creencia errónea 6: La lengua de señas consiste en la representación de las letras de la lengua oral.

La representación visual de las letras de la lengua oral es lo que se conoce como alfabeto dactilológico y su uso está limitado a la producción de nombres propios de conceptos para los que no se dispone de signo o se desconoce este.

El alfabeto dactilológico no es considerado parte de la lengua de señas sino un sistema que sirve de puente entre la lengua de señas y la lengua oral.


Creencia errónea 7: El aprendizaje de la lengua de señas entorpece el desarrollo de la lengua oral en personas sordas.

El aprendizaje y uso de la lengua de señas no sólo no entorpece el desarrollo de la lengua oral, sino que favorece la comprensión y la expresión del lenguaje oral. Varios autores (Schaeffer,1980; Juárez, 1985; Tamarit,1988, entre otros) han mostrado cómo la utilización previa o simultánea de una comunicación gestual favorece la aparición o el desarrollo del habla (M. Monfort, 2001).